Iglesia Parroquial de Capella, sábado 13 de agosto, 2016

Posted on Posted in Clásicos en la Frontera, XX Festival de La Ribagorza, Clásicos en la Frontera.

 

 

 

Concierto en CAPELLA, el sábado 13 de agosto
Más de 150 personas pudieron escuchar y admirar al joven pianista de Tirana (Albania).
Ofreció un exigente programa ejecutado con gran maestría y perfeccionamiento que hizo disfrutar al público de manera soberbia.
La primera parte de su programa hizo referencia a los Clásicos Vieneses comenzando con la Sonata de Mozart en Do Menor, de difícil interpretación musical por su carácter profundo e intimo. Le siguió Beethoven con la Sonata en Re Mayor, con una duración de 24 minutos.
La segunda parte del programa hizo un pequeño homenaje a la Música Española con la Fantasía Bética de Manuel de Falla, composición que se apreciaban características flamencas y del Cante Jondo. Y finalizó su segunda interpretación con la obra Rapsodie Espagnole de Franz Liszt. Escrita por el compositor tras uno de sus viajes a España, donde utiliza aires y melodías propias de la tradicion popular española, en este caso La Folía Española y la Jota Aragones.

SARA BADEL PANO
Dirección Técnica del Festival de la Ribagorza

(más fotos del concierto al final del reportaje)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

http://www.romanicoaragones.com/

“Pocos kilómetros al este de Graus siguiendo la ruta del río Isábena, llegamos a la localidad de Capella. Frente a la misma, un precioso puente datable en el siglo XIII, permite cruzar el río.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Es del tipo “lomo de asno” de notable longitud y gran altura en su ojo central. Está flaqueado a ambos lados por una teoría de réplicas del mismo, cada vez de menor vuelo llegando a quedar bajo el nivel de algunos campos de cultivo próximos. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los Tajamares angulados aguas arriba y aguas abajo completan su elegante silueta. Más de cien metros de longitud que permiten un increíble paseo sobre su estructura. La plataforma de unos dos y medio metros, se ensancha en apartaderos a nivel de los respectivos machones

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Lo arcos que componen la estructura son de medio punto de perfecta hechura, en ocasiones con impostas en su arranque y descargando sus empujes en los machones prismáticos de sección hexagonal situados entre ellos. Bella estructura funcional que permitió el paso y la comunicación entre ambas orillas del Isábena y hoy nos es dado contemplar en toda su hermosura compitiendo en elegancia con cualquiera de los existentes en nuestro país (Puente de la Reina, Besalaú…)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

http://www.webcapella.com/

Para comprender el presente de Capella, su ubicación y su arte, hay que remontarse a la Edad Media, cuando la mayor parte de la Península estaba bajo dominio musulmán.
El condado de Ribagorza presentaba una vía de acceso bastante fácil desde el sur (Valle del Ebro) por el curso del río Isábena, lo que hizo que en múltiples ocasiones su territorio se viera atacado por expediciones de castigo musulmanas, obligando a sus gentes a establecer una línea defensiva a base de castillos y fortificaciones , línea que iba a la altura de los Castillos de Fantova, Güel, Laguarres Lascuarre y Castigaleu, que no impidieron el ataque, por ejemplo, de al-Tawil, de Huesca, que en 908 llegó a destruir Roda ya ocupar durante un tiempo la región central; o el de Abd-al-Malik, cien años después, que volvió a ocupar Roda

.

 

Como vemos en esta época las fronteras cristiano-musulmanas estaban en constante cambio, debido a continuas batallas. Capella formaba parte de la frontera cristiana, juntamente con Abizanda y Troncedo, mientras que Naval, Secastilla y Graus, eran musulmanes.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

El rey de Aragón Ramiro I (Hijo de Sancho El Mayor, rey de Navarra), animado por la conquista de Barbastro, intentó recuperar de los musulmanes Graus. Al intentar tomar el castillo, defenque ésta fue conquistada por los musulmanes en diversas ocasiones, siendo reconquistada definitivamente en 1080 por Sancho Ramirez.defendido por AI-Muqtadir, Ramiro I fue herido en un ojo, como consecuencia de lo cual falleció posteriormente (‘1069?). Esta derrota no supuso la pérdida de Capella, aunque fue conquistada por los musulmanes en diversas ocasiones, siendo reconquistada definitivamente en 1080 por Sancho Ramirez. 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde Capella se contribuyó a la conquista de Graus que se produjo el 14 de abril de 1083 bajo el reinado de Sancho Ramirez. Terminada esta conquista subió el Rey al Monasterio de San Victorián (próximo a L’Ainsa). al cual incorporó Graus. Su padre Ramiro I había incorporado en tiempos del abad Garuzo (1056- 1068) la iglesia de Capella a este monasterio ribagorzano. 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Fueron señores o tenientes de Capella: Servi Dei, Gutin, Berenguer Gombald y Pedro, del año 1080 al 1150, aproximadamente. En 1174 pasó a ser villa de realengo, con señorío de los Eril. En 1262 el mismo Eril entregaba a su cuñada y a su esposo los castillos y villas de Capella, Almenar, Monesma, Perarrúa y Calasanz. 

 

 

En 1273 Jaime I el Conquistador concedía a la Villa una feria para todos los sábados del año. Durante varios años son muchos los reyes que confirman los privilegios de Capella y que mediante declaraciones o documentos, agradecen a sus habitantes las acogidas que éstos dispensan a los monarcas. 

 

 

Poco nos cuenta la Historia acerca de cómo repercutieron en Capella acontecimientos acaecidos en la zona, como la sublevación de los ribagorzanos a su Conde Don Martín de Guerrea y Aragón en 1567, o la influencia de la guerra de Sucesión, cuando en 1705 hubo una invasión de la zona por parte de Felipe V. 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Ya en nuestro siglo, mención aparte merecen ciertos capítulos de la guerra civil española transmitidos directamente por boca del Sr. Víctor, habitante y vecino de Capella en la actualidad:
“El dia 13 de abril, cuando entró la República (Hazaña) en la escuela nos dijo el maestro:
¡Basta!
¡Ya no se hace más catecismo!
Ahora este libro lo rompen todos, que ha entrado la República. 
Y más catecismo ya no se hizo en la escuela.
Entonces ya vino un poco el desorden.
Nos llamaban a matar los judíos y rompíamos confesionarios y rompamos todo.
Había unos cuadros antiguos muy bonitos y les poníamos motes: 
¡Yo he matado a “apagavelas”!
-i Pues yo a “la vieja collada”

 

 

 

 

 

 

 

CAPELLA: MÁS QUE UN PUENTE SOBRE EL ISÁBENA
Carlos Bravo Suárez. Artículo publicado en Diario del Alto Aragón.
La población ribagorzana de Capella se halla situada en un pequeño montículo, en la orilla derecha del río Isábena, cuyas aguas confluyen en Graus, unos cinco kilómetros más abajo, con las del río Ésera. Desde la capital ribagorzana se accede al pueblo por la carretera A-1605, que conduce a Bonansa y al Valle de Arán. Su caserío se apiña en torno a la iglesia parroquial, emplazada en lo más alto del lugar y hacia donde suben en cuesta sus empinadas calles. El monumento más destacado y emblemático de la localidad es su majestuoso puente medieval, el más grande e importante de toda Ribagorza. Pero hay en Capella, como enseguida veremos, otros varios lugares de interés.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Siempre se ha relacionado su topónimo con el significado de “capilla u oratorio”, aunque es muy probable que derive del término del latín tardío “cappella”, diminutivo de “cappa”, en alusión al fragmento de manto con que San Martín de Tours, titular de su iglesia parroquial, obsequió a un pobre, en acto generoso, para que pudiera protegerse del frío. Menos defensores parece tener el posible origen del nombre en la expresión “cap peña”, es decir, “al ‘cap’, al cabo o en lo alto de la peña”.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Su primera mención histórica se produce cuando Ramiro I reconoce al monasterio de San Victorián de Asán una iglesia dedicada a San Julián “in villa Capella”, edificada en el año 842 y consagrada por el obispo Jacobo de Lérida. Tal cosa sólo pudo ocurrir si se trataba de cristianos mozárabes, tolerados en su territorio por los dominadores musulmanes. A éstos les conquistó el lugar Ramiro I, seguramente entre 1060 y 1063, en su camino hacia la importante plaza de Graus.
Tenía Capella castillo, de posible origen árabe, en lo más alto del pueblo, donde hoy se halla su iglesia parroquial. Se documenta ya como cristiano en 1065, en que Guillermo Servus Dei era su tenente. Perteneció al importante señor urgelense Arnau Mir de Tost, que lo poseía en nombre del rey aragonés. A su muerte, según consta en su testamento, lo legó a su hija Valencia y a su nieto Arnau Ramón I, conde de Pallars Jussá. Pasó después al linaje de los señores de Lierp, que lo organizaron y tomaron de él apellido.
Entre 1100 y 1134 Berenguer Gombaldo (Gombal o Gombau) fue señor de Capella. Emparentó con la emergente familia de los Erill que entre los siglos XII y XIII se titularon señores del lugar y poseyeron su castellanía. El rey Jaime II lo integró en el condado de Ribagorza. En 1549 el castillo aparece registrado como “derruido”.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Los caballeros de Capella eran considerados hombres de confianza por el rey Pedro I y junto a él iban – cuando todavía era infante, en quien su padre, Sancho Ramírez, delegaba ya funciones importantes  al frente de las tropas que en 1087 y 1089 conquistaron Estada y Monzón.
El más importante de estos caballeros fue Berenguer Gombaldo, cuya participación en estas conquistas sería destacada, pues en premio recibió  junto a Garci Jiménez de Grustán  algunas almunias y casas en la ciudad montisonense. Gombaldo participó también con otros caballeros ribagorzanos en la toma de Zaragoza y del valle del Ebro por Alfonso el Batallador, y en la expedición que éste organizó a tierras andaluzas. De esta última formó parte San Ramón, obispo de Roda y de Barbastro, que en Capella tiene ermita dedicada, de planta rectangular y muy remozada, situada entre la carretera y el río Isábena. Según la leyenda, el prelado paró en esta localidad en su huida a Roda desde Barbastro, donde era hostigado a sangre y fuego por el obispo Esteban de Huesca que le disputaba la titularidad de aquella plaza.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Se dice que, sentado sobre una piedra al lado del camino, el obispo huido recibió los honores y la ayuda de los capellenses. Explica la leyenda que allí se obró un milagro y la piedra adoptó la forma humana para mayor comodidad del santo. Aquella piedra, u otra similar que la representa, se guarda en una pequeña capilla lateral en el exterior de la citada ermita. Las gentes de Capella tenían el mayor protagonismo en la romería que todos los años llevaba desde diversos pueblos de la comarca hasta la catedral rotense, en recuerdo de aquel obligado viaje del obispo Ramón en los inicios del siglo XII.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Como se ha dicho, la principal y más llamativa construcción de la localidad es su gran puente románico, declarado Bien de Interés Cultural. Data de los siglos XIII o XIV y presenta caída a dos vertientes, adoptando el perfil denominado de “lomo de asno”. Tiene una longitud de 95 metros y una anchura de 2.80. Consta de siete ojos formados por arcos de medio punto algo rebajados, que van creciendo hasta el ojo central cuya altura alcanza los 12 metros. Entre cada uno de estos arcos hay un espolón de forma triangular por cada lado. Su estrecha calzada estuvo en su origen completamente empedrada. Se ha dicho que es demasiado puente para tan poco río, pero hay que tener en cuenta, que en los meses de abril o mayo, en época de deshielo, su caudal puede llegar a triplicarse y que sus crecidas han sido grandes y sus efectos temidos a lo largo de la historia.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

La iglesia parroquial de San Martín de Tours tiene un claro origen románico. Sobre el primitivo templo se han ido realizando sucesivas reformas y añadidos que en nada favorecen el resultado final. De época románica – tal vez del siglo XIII – son el ábside semicircular, la nave rectangular y la cubierta, mientras que en épocas posteriores se añadieron la sacristía, que oculta una parte del ábside, las capillas laterales – tres al norte y dos al sur – y la torre campanario de dos cuerpos – el primero de piedra y el segundo de ladrillo -, construida probablemente en el siglo XVIII. La puerta principal, que se abre al sur hacia una plazoleta, es de arco de medio punto y presenta dos arquivoltas, soportadas por sendos capiteles sin fuste esculpidos con vegetales e impostas cinceladas que representan un ángel y una serpiente enroscada en un árbol. En el interior hay varias pilas bautismales románicas y góticas y la mayor joya del templo: un retablo gótico del siglo XVI que, desde su restauración en el año 2000, luce con toda su belleza y esplendor.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la margen izquierda del río Isábena, junto a un abrigo rocoso en lo alto de la sierra, a poco más de media hora andando desde Capella, se encuentra la sorprendente ermita románica de San Martín, en estado de ruina y algo escondida entre la maleza. Se trata de un edificio de nave rectangular con ábside semicircular. Su cubierta está totalmente hundida, aunque se conserva el cuarto de esfera que cubre el hemiciclo absidial. Algunos sillares caídos fueron aprovechados para acortar la nave, cerrando con un muro la parte más próxima al ábside. Algunos fechan la ermita en el siglo XI, otros retrasan su datación hasta principios del XIII.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Junto al templo, unas oquedades en la roca han sido cerradas con paredes quedando así convertidas en abrigos naturales, usados durante tiempo por los pastores para resguardar su ganado. En las paredes de estas cuevas pueden verse algunos curiosos grabados e inscripciones que probablemente no tengan demasiada antigüedad. El lugar tiene una cierta magia y misterio y bellas vistas; la excursión hasta él desde el pueblo, cruzando el río por el puente medieval, es corta y merece la pena. No muy lejos de la ermita están los pasos de La Canal y El Grado que permiten, a quien desee continuar, atravesar la sierra, por los caminos que llevan a La Puebla del Mon – perteneciente a la parroquia de Capella -, Castarlenas y Torres del Obispo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

En antiguos documentos, se citan como pertenecientes a Capella las aldeas o masías de Casa Chorchi, El Heréu, Estorianz, La Bruballa, La Buixeda, La Serranía, La Sierra, Miralpeix y San Chenís. El Heréu es un caserío habitado que corresponde a la antigua casa La Sierra. La anterior casa El Heréu, situada no muy lejos de la actual, sufrió un incendio que obligó a la familia que la habitaba a trasladarse a La Sierra, que tomó el nombre de la casa que las llamas habían devastado. No lejos de El Heréu se halla la ermita de San Vicente, sin interés arquitectónico, pero objeto de una romería popular.
También habitada y en fase de rehabilitación se encuentra casa Estorianz, junto a la que puede verse la ermita de La Virgen de las Mercedes, con ábside poligonal, tejado de losa y espadaña. De lo que sería la antigua aldea de Miralpeix, cercana a Pociello, sólo queda una pequeña ermita románica, cubierta de hiedra, y visible desde la carretera, a la altura del puente de Torrelabad.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Es Capella un pueblo que celebra un amplio ciclo festivo a lo largo del año: en enero, San Antón, San Sebastián y San Vicente; en febrero, Santa Agueda; en mayo, San Isidro; en junio, San Juan; y el último fin de semana de agosto, las fiestas mayores. Dentro de éstas se han recuperado en los últimos años las populares pastoradas. Eran piezas de teatro popular dialogadas y cantadas, en las que en el habla ribagorzana propia de la localidad – aún hoy muy usada entre sus gentes – se repasaban con humor e ironía los acontecimientos ocurridos durante el año anterior. Un pastor y un aprendiz o repatán eran sus personajes protagonistas.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Capella constituye municipio con los pueblos de Laguarres y Pociello. De Laguarres es destacable su interesante iglesia parroquial de estilo gótico, la bonita ermita románica de la Virgen del Llano o del Pllano junto al cementerio y los restos del antiguo castillo, situados en lo más alto de la sierra a la que dio nombre, en un paraje con una de las mejores panorámicas del Pirineo. Pociello tiene una pequeña iglesia parroquial románica con espadaña y puerta en arco de medio punto.
Las gentes de Capella son abiertas, afables y defensoras de su tradición e identidad. Caracterizadas por un espíritu emprendedor que las ha llevado siempre a buscar iniciativas para permanecer en el lugar, disfrutar del presente y proyectarse hacia el futuro.

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

El retablo, que se confeccionó entre los años 1525 y 1533, consta de 18 tablas, distribuidas en cuatro calles y un banco. Las cuatro tablas superiores hacen referencia a San Martín de Tours; en la primera, en la referida acción de partir su capa. Las demás representan escenas de la vida de Jesús y de la Virgen. Las puertas bajas muestran las figuras de San Pedro y San Pablo.
El conjunto fue encargado al artista alemán Joan de Borgunya, a quien sorprendió la muerte cuando sólo había realizado el enyesado de las tablas. En 1527 se contrató para realizar el proyecto al pintor portugués afincado en Barcelona Pedro Nunes (o Núñez), que lo llevó a cabo con la ayuda del también lusitano Enrique Fernandes y la participación de su taller de artistas. Se conserva el documento del contrato de la obra entre los jurados del concejo de Capella y los artistas. En él se especifican los temas que deben representarse, los materiales y el precio: 8500 sueldos a pagar en varios plazos.

 

 

 

Se proporcionaba al pintor una casa en Capella y el pan y el vino necesarios para su sustento. Sin embargo, el retablo se realizó íntegramente en Barcelona. Durante la Guerra Civil, para evitar su quema, fue desmontado y guardado en un establo. Al parecer, al volverlo a montar se alteró el orden primitivo de las tablas. En esas fechas desapareció la mazonería original; la actual fue realizada por Joaquín Sarroca, ebanista de Graus.

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *